junio 13, 2018 0 Commentarios
¿Tienes mucho dolor durante la regla? ¿O mucho dolor al tener relaciones sexuales? ¿Llevas más de un año intentando embarazarte y no lo consigues? ¿Alguien te habló algo de la endometriosis? ¿Y eso, qué es?

No veía el momento de hablaros de la endometriosis, porque es complicado explicar exactamente en qué consiste y cuáles son sus consecuencias sin alarmar o sin causar confusión.
Hay muchas cosas que no se conocen de esta enfermedad, como cuál es la causa.
En este post os voy a intentar explicar de manera sencilla lo que sabemos.

La endometriosis es un proceso BENIGNO, crónico, de causa desconocida y que no se sabe en cada caso cómo puede evolucionar.

El útero tiene una cavidad donde se asienta el embarazo, en caso de haberlo. Esa cavidad está recubierta por una pared que se llama endometrio.
La endometriosis es la presencia de las células que están en el endometrio, en otros sitios fuera de la cavidad uterina (peritoneo, ovarios, tabique rectovaginal, vejiga, recto, uréteres...).
La padecen el 10% de las mujeres en edad fértil, no se encuentra endometriosis en mujeres prepúberes, ni en postmenopáusicas y durante el embarazo mejora mucho.

A veces es muy difícl de dagnosticar,tardándose incluso años.

Una mujer con antecedentes familiares de endometriosis, tiene 7 veces más riesgo de padecerla.


SÍNTOMAS:

Muchas mujeres son asintomáticas y descubren que tienen endometriosis en una revisisón.
Cuando produce síntomas, los más frecuentes son DOLOR e INFERTILIDAD.



  • Dolor intenso durante las reglas
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Dolor pélvico crónico
  • Dolor durante la ovulación
  • Dolor al defecar o miccionar coincidiendo con el inicio de la regla
  • Infertilidad: Entre un 30-40% de mujeres con endometriosis pueden tener dificultades para llegar a conseguir un embarazo espontáneo. Ocurre porque: 
        - se distorsiona la anatomía de las trompas, impidiendo coger el óvulo de manera adecuada
        - el óvulo se desarrolla mal
        - el endometrio está poco receptivo.
  • Fatiga
  • Si infiltra otras zonas, puede producir sangrado con las heces, sagrado en orina, obstrucciones intestinales...

CLASIFICACIÓN:
  • Endometriosis peritoneal superficial
  • Endometriosis ovárica
  • Endometriosis profunda infiltrante (en vejiga, ligamentos uterosacros, tabique rectovaginal)
Un endometrioma es un quiste de ovario relleno de sangre oscura (quiste de chocolate) causado por la endometriosis. Si vemos un endometrioma, lo más probable es que la paciente tenga endometriosis profunda infiltrante (sobre todo si ese endometrioma va asociado a  dolor pélvico intenso) y adherencias.
Las adherencias son como telas de araña que unen una zona con otra (por ejemplo el ovario a la parte de atrás del útero, o una zona del intestino al ovario...) y producen dolor porque no dejan que los órganos se muevan libremente como deberían. También pueden producir alteraciones intestinales (estrñimiento, obstrucción intestinal), pueden hacer que las trompas no funcionen adecuadamente e impedir un embarazo...


DIAGNÓSTICO:

Lo primero que hacemos en la consulta ante una paciente que viene diciéndonos que tiene dolor o que lleva tiempo intentando el embarazo, es hacer una buena historia clínica, con muchas preguntas. Sería bueno que si vienes a nuestra consulta por este problema, traigas un calendario con los días que tuviste la regla en los últimos meses y los días que tuviste dolor, para poder así relacionarlo con el momento del ciclo.

Tras la historia clínica debemos hacer una buena exploración.

Como pruebas complementarias tenemos:
-Ecografía transvaginal: en la ecografía podremos ver si el útero es normal y si hay algún quiste en los ovarios, en este caso sería un endometrioma.
En una ecografía rutinaria básica no podremos ver si hay implantes de endometriosis o endometriosis en otros sitios. Pero sí que hay ginecólogos especializados en esta enfermedad, que con una ecografía pueden diagnosticar endometriosis profunda.
-Resonancia magnética: su gran ventaja es que permite ver toda la cavidad abdominopélvica en una sola exploración. Diferencia bien los endometriomas de otros quistes, a veces puede decirnos si hay endometriosis en otras localizaciones.
-Laparoscopia: Entrar en la barriga con una cámara y ver la cavidad abdominal por dentro, lógicamente es la mejor manera de confirmarlo, y si vemos alguna lesión la podremos biopsiar y estudiar al microscopio. De esta manera se podrían ver también las adherencias. Pero como toda cirugía tiene riesgos, por lo que no es la manera de diagnosticar la endometriosis inicialmente.



TRATAMIENTO:

El tratamiento va a depender de si la paciente desea embarazarse en estos momentos o no.

Anticonceptivos
Es la mejor solución para las pacientes que por el momento no desean un embarazo pues al no tener reglas no se tiene dolor, y si tienen quistes en el ovarios, éstos no suelen crecer durante la toma de anticonceptivos.
Tanto los que tienen sólo progesterona (minipíldora, Implante o DIU hormonal) como los que tienen estrógenos y progesterona, son eficaces porque producen una estabilidad hormonal, ciclos anovulatorios y no reglas o reglas escasas y poco frecuentes.
Una buena opción serían los anticonceptivos con estrógenos y progestágenos que se toman 3 meses de manera continua con un descanso posterior, consiguiendo tener 4 sangrados al año únicamente.
Los síntoma se mantienen a raya mientras se toman los anticonceptivos, incluso los implantes pueden disminuir, pero al dejar de tomarlos vuelve el dolor, pues los anticonceptivos no curan esta enfermedad.

Reproducción asistida
Si la mujer se desea embarazar y lleva un año sin conseguirlo, en caso de tener quistes grandes la idea sería operarla, quitándole los quistes sin dañar el resto del ovario (si es posible).
Si las trompas no son permeables a causa de la endometriosis, habría que pensar en fecundación in vitro.

Cirugía:
Está indicada cuando los síntomas son incapacitantes o graves asociados a infertilidad.
Lo ideal es el tratamiento conservador, extirpando de la forma más completa posible  todos los implantes visibles, pero dejando ovario sano para que la paciente se pueda embarazar.
La cirugía de la endometriosis profunda requiere habilidades quirúrgicas importantes, para evitar al máximo las complicaciones.

1 de cada 2 mujeres volverá a tener lesiones al cabo de unos años., porque aunque quitemos las lesiones de endometriosis, la cirugía conservadora tampoco cura la enfermedad.
Cuando todo fracasa y la paciente ya ha tenido la descendencia que deseaba o la enfermedad se vuelve muy incapacitante se haría un tratamiento radical (quitando útero y ovarios) y de esta manera sí curamos la endometriosis, porque conseguimos una menopausia quirúrgica.


Por lo tanto, todas las mujeres que tengan reglas dolorosas o problemas de fertilidad deben venir a una revisión, sobre todo si desean ser madres, ya que un diagnóstico tardío o el retraso de la maternidad puede hacer que resulte más difícil.