Muchas madres, en la consulta, me preguntan cuándo deberían empezar a llevar a sus hijas al ginecólog@.
Como buena gallega la contestación es: Para qué?
Pues si la duda es cuándo se debería empezar a hacer citologías, la respuesta según las guías actuales es a los 21-23 años, antes no se recomienda porque muchas de las lesiones que  aparecen en la citología a esa edad, se curan espontáneamente y si las hubiésemos diagnosticado deberíamos tratarlas, por lo tanto estaríamos tratando algo que va a desparecer solo (sobretratando).
Pero una adolescente puede ir al ginecólog@ por muchas otras razones. 
La mayoría de las consultas entre los 12 y los 17-20 años es por ciclos irregulares o por dolor con la regla. Lo importante en la consulta sería hacer una buena historia clínica y si aún no han tenido relaciones sexuales, una ecografía abdominal o rectal (cuando en la abdominal no se vea bien), para confirmar la presencia de útero y ovarios y ver cómo son. 


Otros motivos para acudir a la consulta serían para informarse de la menstruación, de cambios físicos que conlleva este período, de métodos anticonceptivos (para evitar embarazos o para regular ciclos, disminuir el acné, el vello corporal...) y para hablar de sexualidad. Es increíble que a estas alturas en muchos colegios no haya charlas de educación sexual, pero nuestras consultas siempre están abiertas para explicar cualquier duda que os surja.


ALIMENTACIÓN DURANTE EL EMBARAZO

La dieta de la embarazada es algo muy importante, debe contener un aporte energético adecuado para asegurar la salud de la madre, pero también la del feto.

¿Qué debo comer a diario?

En una dieta saludable las proteínas deben aportar el 10-35% de la energía, las grasas el 20-35% y los hidratos de carbono el 45-65%. Se deberían beber 3 litros al día.

¿Cuánto puedo/debo engordar?

Lo correcto sería engordar entre 8 y 14Kg. Depende de si estás por debajo de tu peso normal o con sobrepeso, pues las mujeres con sobrepeso deben engordar menos y las que están por debajo de su peso más.

¿Cuántas veces debo comer al día?

Durante el embarazo se tiene más ardor, más gases, el estómago se va comprimiendo con el resto de las vísceras, según va creciendo el útero con el bebé dentro...por lo tanto, se recomienda no hacer comidas copiosas, sino comer poca cantidad muchas veces al día.

Aportes extras

Durante el embarazo hay que tomar calcio, hierro, vitamina D, yodo... A veces con lo que nos aportan los alimentos no llega y hay que dar suplementos vitamínicos.
Los requerimientos de ácido fólico son mayores durante el embarazo pues previene defectos del cerebro y de la columna vertebral (defectos del tubo neural) del bebé. Alimentos como espinacas, aguacate, brócoli... son ricos en folatos, pero durante el embarazo (incluso cuando lo estamos planificando) es importante tomar un aporte extra en forma de complejos vitamínicos.

Cafeína

Es seguro consumir 1-2 tazas de café, té o bebidas con cola.

Pescados y mariscos

Los ácidos grasos omega 3 son un tipo de grasa que se encuentra en el pescado y que es importante para el desarrollo del cerebro del bebé. Se deben tomar por lo menos dos raciones a la semana.
Hay pescados como el tiburón, el pez espada y la caballa, que tienen altos niveles de mercurio, por lo que deberíamos evitarlos durante el embarazo.

¿Sushi y ceviche? ¿lo puedo tomar?

Los peces como el atún o el salmón, pueden tener un parásito llamado anisakis.
El anisakis se muere al congelar el pescado a temperaturas inferiores a 18-20° bajo cero durante días, o cocinándolo a altas temperaturas.
Los restaurantes tienen la obligación de congelar el pescado que van a servir crudo, pero deberíamos confirmarlo, siempre que pidamos tanto sushi como ceviche.
Ni el limón, vinagre ni el escabeche matan el anisakis.

Toxoplasma

El toxoplasma es un parásito que se transmite al ingerir carne cruda (incluidos embutidos no cocidos) infectada, vegetales contaminados o por contacto con gatos afectados.
Este parásito se muere a temperatura de 20° bajo cero durante 2 días o a 10° bajo cero 3 días.
Los productos que hay que evitar sobre todo son los de las matanzas, pues los comprados en el supermercado han pasado controles de calidad y deberían estar libres de enfermedad.

Listeriosis


La congelación no la destruye, sólo temperaturas superiores a 50°.
Para evitarla hay que tomar productos lácteos pasteurizados. La mayoría de los quesos que compramos en el supermercado, viene especificado en la etiqueta si están hechos con leche pasteurizada.
Las salchichas tipo Frankfurt y otras carnes precocinadas hay que cocinarlas hasta que el interior del producto esté bien hecho.
Los patés deben estar enlatados.
Se puede tomar ahumados (salmón, trucha...) enlatados, pero evitar los que requieren refrigeración.
Es una infección causada por una bacteria.
Lo más importante durante el embarazo es comer sano, variado y con sentido común.


¿GINECÓLOGO O DENTISTA? 

¿A cuál te cuesta más ir? Creo que en "popularidad" ahí andamos. Pero aunque no nos apetezca mucho, hay que ir. Y la pregunta que nos concierne hoy es, ¿cuándo tendría que ir a mi ginecólogo?

Son muchos los motivos por los que tendrías que acudir a tu ginecólogo, algunos de ellos, por suerte, no son por enfermedades, si no para hacerte una revisión, controlar tu embarazo...; otras sin embargo es porque notas que algo no va bien.

Aquí os dejo algunos de los motivos por los que tendríais que acudir:

  • Revisión, prevencion cancer cuello de utero y de mama
  • Dudas sobre el virus del papiloma humano y las alteraciones que causa en las citologias
  • Reglas irregulares, abundantes, dolorosas...
  • Falta de regla (amenorrea)
  • Informarse sobre métodos anticonceptivos
  • Dolor con las relaciones sexuales 
  • Dolor abdominal
  • Dolor mamario
  • Tumoraciones en la mama, vulva...
  • Prurito(picor) vulvovaginal
  • Flujo alterado, diferente al habitual
  • Descartar enfermedades de transmision sexual
  • Consulta preconcepcional
  • Llevar mas de un año intentando embarazo (6 meses en mayores de 40 años), sin conseguirlo.
  • Seguimiento del embarazo
  • Cualquier duda o problema durante el embarazo, desde sangrados durante el primer trimestre, aumentos de la tensión arteria...
  • Revision postparto
  • Sofocos, sequedad vaginal, cualquier cambio propio de la menopausia
  • Problemas del suelo pélvico como prolapsos (a veces se nota como una sensación de peso en la vagina)